Miércoles, 19 de junio de 2019
Novedades

Skoda Scala

Skoda Scala
Skoda Scala

En junio llega el nuevo modelo de la marca checa. Un amplio y atractivo familiar de cinco puertas muy bien equipado, desde 13.990 euros.
Miguel Quintana / Actualizado 8 abril 2019
Se trata del Skoda Scala, que sustituirá a los Spaceback y Rapid y al igual que estos se caracteriza por ofrecer mucho coche a un precio asequible. Considerando lo que se paga por él, la cantidad de espacio y practicidad es impresionante. También el lujo y sistemas de seguridad son generosos haciendo de éste un gran coche familiar para los que tienen un presupuesto limitado. Puede que la calidad del habitáculo sea mejorable, tampoco emociona dinámicamente, pero tiene cantidad de virtudes que le seducirán.
 
Es algo más pequeño que el Octavia, pero es más espacioso y económico que la mayor parte de modelos de la competencia, como el Kia Ceed, Hyundai I30 y Seat León. En un primer vistazo, las líneas angulares y varios detalles como los faros triangulares y el capó abultado en el centro le alejan de otros modelos Skoda. Si elimináramos la parrilla frontal y su logotipo podríamos reconocerlo como un Audi o un Seat, pero el conjunto es bueno, sinceramente. El portón trasero se prolonga hacia abajo, con finos pilotos, y el nombre de la marca sustituye al habitual logotipo. Todas las versiones incorporan llantas de aleación, cristales tintados y faros LED con iluminación diurna. Las más equipadas añaden antinieblas y las superiores incluyen pilotos traseros LED e intermitentes dinámicos.
 
El interior tiene mucho en común con otros modelos Skoda, lo que es bueno. Las formas del salpicadero son simples, por lo que los mandos y botones son fáciles de encontrar, con buena visibilidad y amplios ajustes en asientos y volante, la vida a bordo es placentera. La calidad de fabricación parece sólida, con materiales agradables en la mayor parte de las áreas, pero con superficies duras en un par de sitios. Comparado con otros Skoda, el habitáculo no parece tan elegante pero es muy bueno frente a otros modelos de la competencia.
 
En su mayor parte, el sistema de infoentretenimiento de su pantalla central, que varía en función de la versión elegida, trabaja con facilidad para el usuario, aunque puede ser que cueste más adaptarse a la funcionalidad Mirror Smartphone. En todo caso, es la pantalla más grande entre los modelos de la competencia (hasta 10,25 pulgadas), con un sistema Virtual Cockpit personalizable que permite elegir entre cinco visualizaciones distintas
 
Uno de los principales argumentos de venta de los Skoda es que proporcionan más espacio por menos dinero y esto es verdad con el Scala. No es tan grande como el Octavia, pero es más espacioso que la mayor parte de familiares de su tipo, con cantidad de espacio hasta el techo y para las piernas en las plazas traseras. Incluso tiene un asiento central trasero suficientemente amplio para poder viajar cinco personas con un confort razonable, aunque este pasajero central tendrá que viajar con las piernas separadas a ambos lados del túnel central. El maletero, de 427 litros, está por encima de la mayoría de sus rivales; tiene muchos ganchos para sujetar la carga y posibilidad de apertura y cierre eléctricos. Además, los respaldos de los asientos traseros se pliegan fácilmente para alcanzar un volumen total de 1410 litros, lástima que los reposacabezas no permiten dejar una superficie plana en este caso.
 
En cuanto al comportamiento dinámico, las cosas no nos han quedado claras porque no hemos tenido la oportunidad de ponernos al volante de un ejemplar con la suspensión estándar. En lugar de eso, el modelo probado estaba equipado con la opcional suspensión Sport adaptativa, que altera el comportamiento del vehículo en función del modo de conducción elegido. En el modo Normal, hay que enfrentarse a una dirección excesivamente ligera. En el modo Sport añade algo más de dureza al volante, lo que da más confianza en el coche y cambia de dirección razonablemente bien en las curvas enlazadas, ayudado por una amortiguación variable muy bien calibrada. En resumen, podemos afirmar que es un coche cómodo de pisada firme, que permite viajar sin pretensiones deportivas, aunque con seguridad.
 
Se presenta con tres motores tres de gasolina: dos de 1.0 litros, de tres cilindros con turbo y dos potencias disponibles, 95 (llegará en breve) y 115 CV, y un cuatro cilindros 1,5 turboalimentado de 150 CV de potencia. El de 115 CV que hemos probado más a fondo nos ha parecido realmente alegre y sensible al acelerador a través de todo el abanico de revoluciones. Los puertos de montaña en los alrededores de Split en Croacia, estrechos y plagados de curvas, nos lo han descubierto como una elección muy sensata en la que cuesta creer que “solo” haya 115 CV bajo el pedal del acelerador; además con un consumo muy bajo pues el ordenador de a bordo indicaba 6,2 l/100 km al final del recorrido de 170 km (el homologado es el 5,0). También hay un propulsor diesel: un 1,6 con 115 CV, capaz de mantener buenos ritmos por carretera, pero su punto fuerte está en el punto medio de su gama de revoluciones, lo que provoca un carácter parecido al todo o nada. El sonido del motor no es refinado, incluso a pesar de tratarlo con suavidad. A finales de 2019 llegará una versión preparada para usar gas natural.
 
Está equipado de serie con una impresionante dotación de seguridad. Tiene toda clase de sistemas electrónicos de detección de tráfico lateral y trasero, también avisos de colisión inminente, que actúan sobre los frenos en caso de emergencia, y de mantenimiento de carril, con acciones sobre el volante. Añade nueve airbag, incluyendo uno para la rodilla del conductor.
 
Quizá la decisión de compra de un Scala venga por la necesidad de un familiar espacioso, muy bien equipado, a un precio asequible, a lo que añadiríamos su buena dosis de estilo y calidad, sin olvidar la abundancia de equipamiento inteligente “Simply Clever” que adorna todos los modelos de la marca, como el paraguas en la puerta del conductor, clip en el parabrisas, rasqueta para el hielo y un sistema de embudo para el rellenado del líquido del limpiaparabrisas, entre otros.
 
Más económico que rivales con los que compite, las cifras de eficiencia le sitúan como una alternativa muy válida, habida cuenta de que, aún siendo un modelo nuevo, el Scala utiliza componentes buen probados del grupo VW, lo que asegura su fiabilidad.
 
PRECIOS Skoda Scala, con descuento de campaña:
1.0 TSi 115 CV Active                      13.990
1.0 TSi 115 CV Ambition                  15.800
1.0 TSi 115 CV Style                        17.200
1.5 TSi 150 CV DSG Style               19.600
1.5 TSi 150 CV DSG First Edition    19.600
1.6 Tdi 115 CV Active                       15.590
1.6 Tdi 115 CV Ambition                   17.400
1.6 Tdi 115 CV Ambition DSG          19.100
1.6 Tdi 115 CV Style                         18.800
1.6 Tdi 115 CV Style DSG                20.500
 
J.Miguel Quintana (Split) – www.vidapremium.com