Jueves, 17 de octubre de 2019
NŠutica

Alia Yachts Virgen del Mar VI

Alia Yachts Virgen del Mar VI
Alia Yachts Virgen del Mar VI

En una eslora media de 30 metros se han logrado espacios de embarcaciones mayores y cuenta con capacidad para diez invitados.
Alfonso Galindo / Actualizado 20 febrero 2019
Con la experiencia en la fabricación de yates de grandes esloras como el Samurai de 60 metros o el Rüya de 40 metros, en el astillero Alia Yachts iniciaron un proyecto algo más ‘democrático’ bajo el nombre de Virgen del Mar VI en la que se combina la visión global de los grandes cruceros en formato compacto. Realizado en una superstructura que combina acero y aluminio, este barco de 30 metros quería ser algo diferente desde su planteamiento sobre el papel, ofreciendo el mismo grado de personalización y la misma habitabilidad que otras embarcaciones mayores.
 
La primera unidad ya lleva varios meses navegando por el Mediterráneo y su propietario se encuentra altamente satisfecho, de modo que los responsables del astillero han tomado la decisión de acometer la construcción de una segunda unidad muy similar y también se están desarrollando versiones de 37 metros y de 50 metros tomando como base la misma plataforma. Lo que comenzó como un proyecto único ha tomado continuidad a la vista del éxito logrado.
 
Las fuertes líneas horizontales y verticales definen el diseño del Virgen del Mar VI, un barco en el que se ha optimizado la línea de flotación y se ha distribuido el espacio en tres cubiertas para disfrutar de cruceros de hasta 4.500 millas náuticas de alcance, gracias a unos depósitos de combustible de gran capacidad y una mecánica compuesta por dos motores Yanmar de 650 CV cada uno que alcanzan una gran eficiencia.
 
En el interior se pueden alojar cómodamente hasta 10 invitados, más 6 tripulantes que se encargarán de hacer la vida a bordo muy agradable. La distribución de los camarotes es bastante clásica, con el del armador en la cubierta principal, ocupando la zona de proa, delante del puesto de mando, un espacio en el que hay una gran cama en forma de isla mirando hacia el sentido de la marcha, grandes ventanales, aseo y duchas independientes y un pequeño salón privado. En esa misma cubierta está la cocina, muy completa, un salón-comedor con mesa redonda y zona de relax y una terraza cubierta con mesa que da acceso a la zona de baño y al garaje para guardar una embarcación neumática y otros artículos náuticos.
 
Los camarotes de invitados –cuatro dobles con su baño privado- están en la cubierta inferior, donde también se encuentran los de la tripulación, con acceso independiente. En la cubierta superior, con las mejores vistas para el patrón, está el puesto de mando secundario, además de amplias zonas de relax y solárium.
 
Un detalle importante en la filosofía de este yate ha sido el papel que juega la luz en los espacios interiores, que cuentan con grandes ventanales para dar paso a la iluminación natural, un sistema de conexión interior-exterior. Un ejemplo bien claro de esto es el salón-comedor, donde se hace un uso perfecto de las grandes superficies acristaladas para prolongar las vistas panorámicas. Las texturas y formas de los materiales juegan un papel muy importante en el interior, combinando el suelo de madera de roble, detalles en cuero y bronce oscuro con otros materiales.
 
Ficha técnica
Eslora: 30,50 metros
Manga: 7,40 metros
Calado: 2,10 metros
Desplazamiento: 235 toneladas
Casco: superestructura acero y aluminio
Motores: 2 x Yanmar 6HYM
Potencia: 2 x 650 HP
Generadores: 2 x 40 kW Kohler
Alcance: 4.500 millas náuticas
Camarotes: 5 dobles
Invitados: 10 + 6 tripulación
Diseño exterior: Omega Architects
Diseño interior: Redman Whitley Dixon
Más información en www.aliayachts.com