Jueves, 17 de octubre de 2019
Novedades

Moto Guzzi V7 III Rough y Milano

Moto Guzzi V7 III Rough y Milano
Moto Guzzi V7 III Rough

La familia de la ´siete y medio´ italiana crece con nuevas versiones especiales que son un homenaje al arte de la customización.
Alfonso Galindo / Actualizado 19 mayo 2018
Es uno de los modelos más célebres y conocidos desde que en 1967 comenzara en Italia la venta de las primeras unidades Moto Guzzi V7, una moto que durante más de medio siglo ha sabido mantenerse fiel a las expectativas y reputación de un mercado exigente, convirtiéndose en la representante por excelencia de la moto italiana, reuniendo a un público de lo más heterogéneo.
 
Si hace un par de meses la protagonista era la Moto Guzzi V7 III Carbon, una edición limitada de 1.921 unidades con decoración en negro, en esta ocasión traemos a nuestra sección dos versiones de una de las motos más vendidas que son un claro homenaje de la marca italiana al arte de la customización, ya que las ‘siete y medio’ de Mandello son un punto de partida excelente para proyectos de personalización.
 
La V7 III Rough es una moto auténtica y con carácter que lleva el espíritu ‘Urban Country’ a otro nivel con toques estéticos y funcionales. Se reconoce por los neumáticos de tacos calzados sobre llantas de radios y otros detalles camperos adaptados para un uso en ciudad, así como por el asiento específico con puntadas y cincha para el pasajero con las placas laterales en aluminio, un material que también se emplea en los guardabarros.
La tapa superior del faro delantero está acabada en negro, mientras que las barras de la suspensión delantera van protegidas con fuelles de goma y el gran depósito garantiza una gran cantidad de kilómetros de placer.
 
Partiendo de la base de la V7 III Special, y manteniendo sus características clásicas –instrumentación de doble cuadro circular-, se ha buscado un aspecto más moderno y ciudadano en la Moto Guzzi V7 III Milano con los cromados en los escapes, pintura brillante en el depósito de combustible y llantas de aleación.
 
Los dos modelos llevan el legendario motor transversal bicilíndrico en V de 744 cc con aspecto duro y esculpido que se muestra ágil y versátil en todo tipo de recorridos, con cambios de marcha suaves y fluidos que solo requieren un leve toque en la palanca para que la conducción en el tráfico urbano sea siempre agradable. La potencia máxima es de 52 CV a 6.200 rpm y el par máximo se establece en 60 Nm a 4.900 rpm, entregando la potencia de una forma lineal y el carácter habitual de una Moto Guzzi.