Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Jeep Cherokee Overland 2.2 AWD

José A. Prados

25 julio 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Por la capacidad de circular offroad, equipamiento y la eficiencia de su motor diesel de 195 CV está entre los mejores SUV Premium.

Hace unos meses Jeep realizó una importante renovación de tipo estético en su SUV mediano que afectaba sobre todo a la estética del frontal, ahora mucho menos futurista que el modelo de 2014, y con algunos cambios en el sistema de tracción integral, manteniendo inalterado el interior, con ligeras actualizaciones en el sistema de entretenimiento.
 
Muy conocido en otros mercados por su excelente sistema de tracción total, el Cherokee es un coche que no termina de triunfar en el mercado europeo, donde tiene una gran cantidad de competidores con mucho nombre, aunque ninguno con tanta tradición como el modelo norteamericano del grupo FCA. Mide 4,62 metros de longitud y su estética sigue siendo bastante ‘campera’, aunque con un toque de refinamiento para poder competir en el segmento SUV Premium en el que milita.
 
La principal novedad en el Cherokee 2019 está en los grupos ópticos delanteros, que dejan de ser tan afilados y cuentan con una línea LED para la luz diurna en la parte superior, apuntando hacia la característica rejilla Jeep de siete módulos verticales con los bordes cromados, mucho menos futurista, pero igualmente reconocible. También hay unos nuevos grupos ópticos traseros y se ha rediseñado el portón de acceso al maletero, que tiene una capacidad básica de 448 litros, aunque se puede ampliar desplazando los asientos traseros hasta los 552 litros y la apertura se puede hacer desde el mando a distancia.
 
En el interior los cambios son sutiles, manteniendo la pantalla multifunción a color en el centro del cuadro de mandos, entre los relojes del velocímetro y el cuentavueltas, y con manejo desde el volante multifunción, disponiendo de una gran información sobre el viaje y la posibilidad de controlar las llamadas telefónicas, el audio y el control de velocidad de crucero o limitador de velocidad.
 
En el centro del salpicadero está la pantalla táctil que puede ser de distintos tamaños en función del acabado elegido, hasta de 8,4” en el Overland, el más completo. Desde aquí se manejan todas las funciones de audio, navegación, teléfono manos libres y hasta los controles de la climatización de los asientos, así como algunas apps disponibles al conectar el teléfono mediante el cable, bien a Apple CarPlay o Android Auto. La única pega es que los mapas de navegación TomTom son algo anticuados para lo que en la actualidad hay en el mercado, pero tienen algo bueno, que señalan los radares fijos en la ruta. Además, es muy fácil de usar, muy intuitivo.
 
El habitáculo es cómodo, sobre todo en la versión Overland que viene con los asientos Bucket de cuero negro Premium que llevan hasta calefacción y refrigeración, así como múltiples ajustes para alcanzar la posición deseada rápidamente, y hasta mejoría para dos conductores diferentes.
 
La única motorización disponible hasta la llegada de una versión gasolina para los próximos meses es un turbodiésel 2.2 de 195 CV y 450 Nm de par asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades o una automática por convertidor de par de 9 velocidades AT9 que lleva hasta levas en el volante por si al conductor le apetece tomar el mando y divertirse en las curvas reduciendo y subiendo de marcha. Es un cambio muy cómodo para circular en ciudad y en tráfico lento, pero donde mejor se aprecia la efectividad es al salir del asfalto, porque se encarga de gestionar muy bien el par motor, de modo que siempre tengamos el régimen más indicado a la hora de superar obstáculos. Lo que no está tan logrado es el sistema Start/stop algo brusco al reiniciar la marcha, y en el lado positivo está el consumo, inferior a 7 litros en nuestra prueba, muy cercano a los 6,6 litros homologados.
 
Sus capacidades en el campo son muy superiores a la de sus rivales, tanto por los ángulos de una carrocería específica para circular por pistas y caminos sin asfaltar como por la efectiviad de tracción del sistema Active I, que con un selector situado junto a la palanca del cambio permite elegir entre cuatro modos según el tipo de terreno –Auto, Snow (nieve), Sport y Sand/Mud (arena/barro), adaptando la respuesta del pedal del acelerador, dirección y cambio a las circunstancias.
 
En ese compromiso para lograr un buen todoterreno que cumpla con buena nota en el asfalto viene equipado con una suspensión algo blanda y de recorridos bastante largos que no sujetan bien la carrocería en las curvas, aunque filtran muy bien las irregularidades del terreno y se comportan muy bien en su terreno.
 
El Jeep Cherokee tiene un precio de partida de 46.900 euros, aunque con las promociones actuales que la marca ofrece en la página web se puede adquirir desde 33.278 euros en el acabado Longitude. El modelo probado es el más completo de la gama, el Overland, desde 57.500 euros, que se quedan en 41.546 euros aplicando los descuentos promocionales, una cifra bastante competitiva frente a sus rivales. Sólo está disponible con el motor 2.2 diesel de 195 CV, con la posibilidad de elegir entre un cambio manual de seis velocidades o uno automático de 9 velocidades, desde 56.900 euros con el sistema de tracción Active Drive I.
 
Viene muy bien equipado, pues de serie incluye llantas de aluminio de 18” con neumáticos 225/55/R18, climatizador automático bizona, cuadro de instrumentos con pantalla TFT multifunción a color de 7” (17,8 cm), sistema de entrada y arranque sin llave Keyless enter-n-go, techo solar panorámico, sistema de entretenimiento Uconnect 8.4 NAV con pantalla táctil de 8,4”, compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, volante multifunción y los Pack Touring y City Tech, con asientos calefactados y ventilados –muy agradables con los rigores del verano-. Hay pocas cosas que añadir a un equipamiento tan completo, y como elemento opcional de nuestra unidad de prueba llevaba los asientos estilo bucket cuero Premium y la pintura Gris Granito (1.177 euros).
 
Ficha técnica
Jeep Cherokee Overland 2.2 9AT 195CV AWD
Dimensiones
Longitud: 4.623 milímetros
Anchura: 1.859 milímetros
Altura: 1.681 milímetros
Batalla: 2.708 milímetros
Peso: 1.952 kg
Depósito combustible: 60 litros
Maletero: 448 litros
 
Motor
Tipo: diesel, turbo geometría variable
Cilindros: 4 en línea
Cilindrada: 2.184 cc
Potencia: 195 CV a 3500 rpm
Par máximo: 450 Nm a 2000 rpm
Tracción: total
Cambio: automático 9 velocidades
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 202 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 8,8 segundos
Consumo medio: 6,6 l/100 km
Emisiones CO2: 174 g/km
 
Precio: desde 41.546 euros
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium