Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Ford Fiesta ST 1.5 Ecoboost 200CV

Miguel Quintana

22 julio 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Brillante y emocionante de conducir. Con un fantástico motor de gasolina de tres cilindros de sonido embriagador y tacto deportivo.

La denominación “ST”, representa lo más avanzado de la división Ford Perfromance. El reciente Fiesta ST tiene un motor 1,5 litros de gasolina, de solo tres cilindros, dotado de una tecnología de desactivación que le permite funcionar con solo dos de ellos cuando hay poca exigencia para ahorrar combustible. Pero no se asuste, porque cuando los tres cilindros funcionan, el motor es una pequeña bomba que eroga 200 CV y un par motor de 290 Nm en un entorno de revoluciones tan amplio como ideal, entre 1.600 y 4.000 rpm.
 
Este propulsor es una maravilla. Empuja tremendamente desde pocas revoluciones y parece disfrutar girando hasta hacer saltar el limitador, acompañado siempre por una sinfonía de sonido musculoso que se canaliza hacia el interior, mientras que el deportivo sonido del doble escape redondea esta agradable banda sonora rácing.
 
Para nosotros, es el tricilindríco con un sonido más agresivo que se puede encontrar. La caja de cambios manual de seis velocidades, de corta  palanca y tacto suave y preciso, casa muy bien con el propulsor gracias a unos desarrollos muy bien elegidos para sacar lo mejor de él.
 
Cuando se circula con baja exigencia de potencia, uno de los cilindros se desactiva, pero es extremadamente difícil saber cuando sucede, nada el salpicadero lo indica, ni tampoco hay un cambio perceptible en el sonido, tal como debe ser.
 
Tiene tres modos de conducción, Normal, Deportivo y Circuito, seleccionables por medio de un botón en la consola. El modo Sport hace más sensible el acelerador, mientras que en el modo Circuito se desconecta el Control de Tracción y deja más permisivo el de Estabilidad, para ofrecer mayor disfrute al conductor.
 
Las carreteras secundarias y reviradas son su terreno favorito, sobre todo si el conductor levanta el pedal del acelerador en los apoyos para sentir como el eje trasero redondea la curva, encarando la salida. Si el piso no es perfecto, la dirección deja sentir algún tirón del volante en cada viraje, nada preocupante e incluso beneficioso, pues invita a sujetarlo con más fuerza. En línea con su carácter deportivo, la dirección es muy directa, de solo 2 vueltas de volante entre topes, mientras que el consumo depende sobremanera del ritmo de conducción empleado; es habitual ver cifras entre 8,0 y 10,0 litros de gasto medio.               
 
De serie, está equipado con un sistema electrónico denominado “Torque Vectoring Control” que actúa sobre el eje delantero frenado la rueda interior de las curvas y permitiendo que la rueda exterior reciba más fuerza. Algo muy útil sobre firme deslizante.
 
Aún más efectivo es el diferencial mecánico de deslizamiento limitado (LSD). Propio de los modelos deportivos puros, permite catapultar el Fiesta ST a la salida de las curvas más cerradas, incluso sobre piso deslizante. Forma parte del paquete opcional Performance (900 €), que también consta de dos elementos más: el “Launch Control”, para conseguir perfectas salidas desde parado y las luces de cambio de marchas, para indicar cuándo el motor está a punto de llegar al límite de revoluciones. Siendo sinceros, podríamos vivir sin estos dos últimos sistemas (son divertidos para un rato, pero tienen poca utilidad en el mundo real), solo por el LSD merece la pena adquirir este paquete opcional.
 
El chasis se ha reforzado para ganar agilidad y la suspensión se ha revisado para lograr una agilidad muy por encima de lo normal. Ford también ha recurrido a unas llantas de 18 pulgadas, que montan neumáticos Michelin Pilot Sport de alto rendimiento que aseguran un mayor agarre, sobre todo cuando se utiliza el “Launch Control”, para divertirse en los semáforos practicando perfectas salidas al sprint.
 
Disponible en carrocería de tres o cinco puertas, la marca del óvalo insiste en que, para hacerlo más cómodo, la suspensión del ST se ha suavizado, respecto al ST precedente, por medio de una suspensión trasera rediseñada sin afectar a su excelente tacto en carretera. Puede que esto sea cierto, pero la suspensión sigue siendo firme, de manera que el Fiesta ST no es el modelo a elegir para un paseo cómodo y relajado.  
 
Los asientos delanteros son unos envolventes deportivos, firmados por Recaro, con calefacción regulable de serie. Además, los pedales están muy bien alineados con el asiento y el volante es totalmente ajustable, por lo que la postura de conducción es inmejorable. Dispone de una decente guantera y un hueco en la base del salpicadero, además de los típicos bolsillos de las puertas.
 
Detrás, el espacio es correcto, ligeramente más estrecho que el Polo GTI, aunque hay buen sitio para las piernas y cabeza. Eso sí, si espera usar habitualmente los asientos traseros es aconsejable optar por la versión de cinco puertas. El maletero, de 311 litros de capacidad, está entre los más grandes de la categoría, aunque con el inconveniente de que al plegar los asientos traseros no queda un piso plano.
 
Con un precio de 24.486 €, el Fiesta ST es más económico que alguno de sus rivales (Peugeot 208 GTI y Renault Clio RS), más caro que el Suzuki Swift Sport y cerca del VW Polo GTI.
 
Como equipamiento de serie incluye llantas de 18 pulgadas, climatizador, retrovisores eléctricos, arranque sin llave, control de crucero y sistema SYNC-3 con pantalla táctil de 8,0 pulgadas, Navegador y sonido Premium B&O. Lástima que el sistema de frenado automático de emergencia no esté disponible en el ST, aunque sí lo está en el Fiesta normal.
 
Si busca un pequeño deportivo de tracción delantera, con un presupuesto de alrededor de 25.000 euros, el glorioso Fiesta ST ha de estar entre sus favoritos. Su conducción, casi pilotaje, es mucho más emocionante que el de cualquier otro rival.
  
FICHA TÉCNICA
Ford Fiesta ST 1.5 EcoBoost 200CV
DIMENSIONES
Longitud: 4.068 milímetros
Anchura: 1.735 milímetros
Altura: 1.469 milímetros
Batalla: 2.493 milímetros
Peso: 1.283 kilos
Maletero: 311 litros

MOTOR
Combustible: gasolina
Posición: delantero transversal
Cilindrada: 1.496 cc
Potencia: 200 CV a 6.000 rpm
Par máximo: 290 Nm entre 1.600 y 4.000 rpm
Cambio: manual 6 vel
Tracción: delantera

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 232 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 6,5 segundos
Consumo medio: 6.0 l/100 km
Emisiones CO2: 136 g/km
PRECIO: 24.486 €
 
Miguel Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium